Terapeuta, productora, artista y fundadora de GEA

Nacida el 28 de Noviembre de 1981

Desde niña  tuvo una fuerte inclinación por la expresión artística, y atracción por la naturaleza, la estética y la salud.

Desde que tiene 8 años de edad fue llevada por su madre a practicar disciplinas conscientes del cuerpo y el arte. Como por ejemplo Gimnasia rítmico expresiva. (Sistema Susana Milderman), tai-chi-chuan y Yoga.

Ada fue a distintas escuelas durante su formación primaria dentro de las cuales una fue de orientación holística, “Escuela del siglo nuevo”. En esta escuela tenían materias como tai-chi-chuan, expresión corporal, teatro, etc….

Ada tomó clases de canto y teatro en forma paralela  a su formación primaria. Por motivación personal le gustaba dibujar, escribir cuentos, crear objetos, cantar y bailar.

Por motivación de su madre empezó a practicar Yoga y Tai-chi-chuan, desde sus 8 años de edad. En ese mismo período conoció el masaje ya que su madre que se formaba como terapeuta corporal le transmitía técnicas en forma casera.

Ada realizó sus estudios secundarios en una escuela técnica con orientación en artesanías aplicadas.

Ada se interesó por el arte de la danza y el canto, que siguió explorando en paralelo a sus estudios secundarios, en institutos, y con profesores privados.

Ada y el Masaje

Conoció el masaje a sus 8 años de edad, por primera vez a través de su madre que se formaba como terapeuta corporal.

Ada a sus 17 años de edad realizó la formación en masaje estilo Esalen en la escuela “Oasis” en Buenos Aires durante dos años.

Más tarde realizó la formación en masaje Tailandés en la escuela “WAI” en Buenos Aires, durante dos años.

Comenzó a dar masajes como profesión desde sus  18 años de edad.

Formó parte en una gestión donde una agrupación de masajistas independientes se organizaron en un emprendimiento para dar  masaje en los balnearios de la costa de Buenos Aires,  en Pinamar, Ostende, Cariló y Valeria del Mar.

Después de esa primera experiencia comenzó a ofrecer sesiones en su gabinete  particular, en Buenos Aires y en Brasil.

Por un intervalo de algunos años se dedicó durante el período laboral anual al rubro de la cocina natural y a trabajar en un taller de arte. En este período sólo brindaba masajes durante las temporadas de verano en la costa de Buenos Aires, en Cariló, PInamar, Ostende y Valeria de Mar.

Desde el año 2006 empezó a trabajar con distintos Spas que brindaban servicio de masajes para Hoteles grandes. Con Spa Social Club y Spa Nuevas tendencias

Desde fines del  año 2007 comenzó a dar masajes en el centro de Yoga Valletierra ubicado en Palermo Soho.

En paralelo atendió en su gabinete particular y en domicilios.

Ada practica Yoga por motivación familiar y personal  desde que tiene 8 años de edad. A lo largo de su vida se interesó en la práctica de otras disciplinas del cuerpo y el arte, desde diferentes estilos de danza, artes marciales, expresión corporal, teatro, acrobacia, etc….

Se formó en artes plásticas, música, escritura, y otras variantes de la expresión artística, durante su infancia y adolescencia. Ada Integra la cualidad de la creatividad y el arte como búsqueda de la armonía y belleza en todo lo que hace.

Comenzó a dar clases de Yoga individuales y grupales en el año 2000. Tuvo un intervalo de receso de dieciséis años y retomó a dar clases de Yoga en el año 2016.

A lo largo de los últimos años desde el  2006 coordinó talleres de meditación a través de la danza y el canto en el centro de Yoga Valletierra.

Durante el 2015 y 2016 Coordinó grupos de trabajo interior, vinculados al autoconocimiento.

Actualmente Ada brinda clases de Yoga individuales y grupales, atiende con masaje estilo Kisoma en su propio gabinete, a domicilio y por contratación en algunos lugares específicos que la requieren.

Ada integra el masaje, el Yoga, la danza y el canto como una búsqueda de armonía personal, brindando sesiones, cursos, clases y presentaciones en distintos formatos, con el fin de transmitir herramientas y producir bienestar en forma global.

Ada y el Yoga

Comenzó a practicar Yoga físico en forma autodidacta cuando tenía 8 años de edad, a partir de que su madre le regaló un libro de Yoga para niños.

Durante su gestación en la pansa de la mamá, vivenció la experiencia de práctica de mantras y meditación que ella realizaba.Al nacer, luego de cumplido el primer año de vida fuera de la pansa, fue bautizada por la maestra de Yoga Indra Devi, en una ceremonia de estilo indio, en la cual le tocó ser tocada bajo la energía de dios Krishna.

Indra Devi

Indra Devi, en letónEiženija Pētersone (Indra Devi) (Riga,12 de mayo de 1899 – Buenos Aires25 de abril de 2002) fue una maestra y escritora difusora de la práctica del yoga, nacida en RigaLetonia. Es conocida como la primera dama del yoga en América.

Conoció a Jiddu Krishnamurti en 1926, durante una de sus charlas en Ommen, Holanda; éste tuvo una gran influencia en su desarrollo espiritual. En 1927 se embarcó hacia la India, país con el que soñaba desde pequeña. Fue una discípula temprana de Sri Tirumalai Krishnamacharya, llegando a ser ella misma una maestra renombrada de yoga. Se convirtió en la primera occidental que enseñó esta disciplina en ese país. También actuó en algunas películas indias.
Cuando se mudó a la India ocultó sus raíces bálticas adoptando un nombre de actuación (stage name) que sonara indio y espiritual (usando “dev”, raíz india para “dios”).

En 1948 abrió un estudio de Yoga en Los Angeles California, donde actores y personajes famosos de la época como Greta Garbo, Eva Gabor y Gloria Swanson fueron sus alumnos, posteriormente en 1961 abrió la Fundación Indra Devi en Tecate México en el Rancho Cuchumá en las faldas del cerro del mismo nombre. La Fundación de Yoga funcionó como Centro de Entrenamiento Internacional para Maestros de Yoga hasta 1977, en ese mismo año Indra Devi se mudó a la India junto con su esposo el doctor Sigfried Knauer que estaba muy enfermo. En 1982 se radicó en Buenos AiresArgentina.

En 1987, en Uruguay fue nombrada presidenta honorífica de la Federación Internacional de Profesores e Instructores de Yoga (hoy Federación Internacional de Yoga) y de la Confederación y Unión Latinoamericana de Federaciones Nacionales de Yoga. Indra Devi muere o asciende de plano en la ciudad argentina de Buenos Aires el 2002 con 102

años de edad. La madre de Indra Devi vivió un tiempo con ella en el Rancho Cuchumá y también murió después de los 100 años de edad.

Durante su crecimiento, ese mismo año en que Ada fue bautizada viajaron con su madre a India, para estar por tres meses en el templo del maestro espiritual Sri Sathya Sai Baba, quien le regaló a Ada una medalla con el símbolo del OM color turquesa (símbolo y sonido que se usa en la práctica de meditación). Esta medalla la materializó Sai Baba, ya que dicen que tenía el don de poder materializar pequeños objetos. Le colocaron la medalla en el cuello a Ada. No se sabe qué pasó porque de repente ya no la tenía más en su cuello. O bien ella la perdió, o bien alguien se la llevó.

Sri Sathya Sai Baba

Creencias de sus seguidores[editar]

Los seguidores de Sai Baba creen que él tenía poderes sin límite, que trascendían la experiencia mundana y científica, pero que por humildad se niega a mostrarlos. Además, consideran que con sus enseñanzas logran ser mejores personas, tolerantes de cualquier credo y manifestación divina, ya que su principal enseñanza es poder ver a Dios en todas las cosas y en todos los seres. Pese a que Sai Baba se consideraba un avatar, sus enseñanzas ―según afirman sus seguidores― no incluían la creación de una nueva secta.

En un tríptico de la Organización Sri Sathya Sai puede leerse:

Yo he venido a encender la lámpara del amor en sus corazones, para hacer que cada día ilumine con renovado brillo. Yo no he venido en nombre de ninguna religión. Yo no he venido en ninguna misión de publicidad para ninguna secta, credo o causa; ni he venido a reclutar seguidores para ninguna doctrina. Yo no tengo planes de atraer discípulos ni devotos a mi causa o a ninguna causa. Yo he venido a hablarles de esta fe unitaria, de este principio espiritual, de este camino de amor, de esta virtud de amor, de este deber de amor, de esta obligación de amar.

Ada y su madre Lili Fueron entrevistadas en forma personal y privada por el maestro que dio algunas palabras y sugerencias  a la madre de Ada.

Durante su crecimiento y en forma paralela a los estudios primarios y secundarios Ada se desenvolvió en variedad de disciplinas conscientes del cuerpo, el arte, el autoconocimiento, y la vida saludable.

Como:

Gimnasia rítmico expresiva, expresión corporal, teatro, distintos estilos de danza (india, árabe, clásica, danza teatro, Graham, contact improvisación), acrobacia, artes marciales, Yoga Hatha, Yoga Iyengar, Yoga Kundalini, Swasthya Yoga, Yoga Ashtanga, meditaciones dinámicas de Osho, técnicas de respiración (holotrópica, rebirthing, técnicas del arte de vivir), retiros espirituales en distintos contextos, artes plásticas (en la escuela secundaria y en instituto privado “IVA”, actividades artísticas y expresivas varias, canto…. Etc.

Ada siempre tuvo un fuerte lado autodidacta y creativo que la llevó a la práctica personal auto*motivada de sus intereses, desarrollando la danza, el canto, la escritura, el dibujo, el auto*estudio personal, etc….

A los 20 años de edad profundizó en un estilo de Yoga orientado al formato coreográfico en danza. A partir de esta práctica se afianzó en ella, un orden y conocimiento  más claro y profundo para el manejo del cuerpo, la energía, la mente y la respiración.

Ada orienta su práctica a este formato y lo abre a la danza, desarrollando un estilo de improvisación a partir de la práctica del Yoga.

Ada se abrió a lo musical, al canto y a la composición, desarrolló un disco con canciones propias, de auto*transformación, llamado “Mar de perlas”

Ada dedicó desde el año 2006 a profundizar en la profesión del masaje y desarrolló su propia técnica basada en distintos estilos de masaje, el Yoga y el Reiki. Armó grupos varios para el desarrollo del canto y el auto*conocimiento, a través de juegos, ejercicios de exploración, meditaciones y armonización a través de la danza y el canto. Armó grupos de canto con orientación artística y creativa.

Ada brindó clases de Yoga físico desde cuando tenía 20 años a personas particulares y grupos.

Retomó el dar aulas de Yoga desde el año 2016 a clientes particulares que atiende con masajes y a personas particulares interesadas que fueron apareciendo en forma eventual.

Ada comenzó a dar clases de Yoga grupales en distintos espacios como MODOS, HATO MUGI y Yoga al aire libre en parque de Palermo..

Otras terapias y experiencias vinculadas

Ada comenzó a realizar autoexploración desde temprana edad a través de las disciplinas mencionadas anteriormente que integraban el cuerpo, la danza y el dibujo, en el instituto Susana Milderman.

Comenzó a realizar trabajo terapéutico desde sus 16 años en grupos de terapia que abordaban el trabajo desde el reconocimiento espiritual, la meditación y el cuerpo en la danza.

Luego profundizó su trabajo de autoconocimiento a través de terapias alternativas como la respiración holotrópica, la meditación dinámica, la danza de los 5 ritmos, y experiencia con plantas chamánicas.

A sus 20 años profundizó los conocimientos del Yoga y las artes marciales con el Aikido.

Luego se volcó a la danza de la India.

Ada realizó algunas consultas privadas con psicólogos tradicionales que abordaban el trabajo de la psiquis.

Realizó terapia de constelaciones familiares y actualmente inicia una consultoría en terapia de codificación bíoemocional del árbol genealógico con la terapeuta María Belén Gonzalez.

Ada y el Canto

El canto sucedió en los  inicios desde su gestación en la pansa de su madre, escuchándola cantar música devocional y meditativa durante el embarazo.

Ada transitó desde su primer año de vida la experiencia de vivir por tres meses en un  templo en India, y durante sus primeros años de vida hasta los 7 años, concurrió con su madre a ceremonias Hare Krishna y del maestro Sai Baba en Argentina, donde se cantaban cantos devocionales.

Durante su formación primaria se nutrió de música para niños, ya sea de artistas conocidos como María Elena Walsh, las canciones de las películas de Disney o de los programas de televisión para niños.

Ada escuchaba canciones y les grababa con un grabador segundas voces armonizando con coros a las canciones que escuchaba de algunos de sus artistas preferidos, también trataba de imitar las voces de algunos de ellos, o aprendía las canciones y las cantaba mientras hacía alguna coreografía.

La familia de Ada escuchaba tango, rock extranjero y regué.

Ada acompañaba a su abuela a la iglesia y disfrutaba de cantar los cantos religiosos.

En su adolescencia, los amigos de Ada escuchaban rock nacional e internacional.

Luego tuvo períodos de investigación del canto y la música con amigos, en la secundaria, fue cantante de algunos grupos, e intentó realizar sus propias formaciones musicales.

Asistió a talleres de formación en música en el Instituto IVA (Instituto Vocacional de Arte). Allí aprendió a tocar la guitarra criolla y a crear composiciones.

Comenzó a componer canciones a los 16 años aproximadamente con una guitarra.

Ada tomó clases de técnica vocal con profesoras de enfoque convencional.

Tomó clases de canto, de exploración de la voz, con enfoque alternativo, realizando retiros en la naturaleza y haciendo ejercicios donde involucraban una escucha muy profunda de la voz y el sonido.

Tomó clases de cantos étnicos con Carolina Crhem y Claudia LIlah.

Se rodeó de músicos, percusionistas, y gente interesada por la música electrónica y la música de distintas etnias, hasta llegar a la música como terapia de sonido, aplicable a la meditación o armonización energética. Ada profundizó en el canto de mantras en sus prácticas de Yoga.

El  interés de Ada se dio específicamente con algunos artistas puntuales, y por la música electrónica en sus variadas formas. También se sintió atraída por la música  clásica, india, árabe, africana, y actualmente la música de raíces negras: hip hop, soul, R&B, góspel…jazz, rock, blues…

A sus 20 años empezó a componer muchas más canciones con la guitarra y grabó un primer disco llamado “Mar de perlas”

Desde el  año 2010 aproximadamente estuvo dando ciclos de talleres de canto, para la exploración del canto en el Centro de Yoga Valletierra  en dónde presentó su primer disco en un evento compartido.

Durante el año 2013 tomó clases de interpretación vocal con Natalia Welbey y participó del coro Gospel Argentina Gospel Choir.

En Junio del 2014 arrancó a dar clases de canto en forma particular y grupal en forma regular.

Actualmente se dedica a la exploración del canto, trabaja en el desarrollo de una nueva obra y toma clases de entrenamiento vocal con Pol Gonzalez.

Ada y la Danza

Ada baila desde pequeña, tomó clases de distintos estilos de danza, y se desarrolló en la improvisación por motivación personal.

Desarrolla su propio estilo de danza que integra el Yoga, las artes marciales, y todos los elementos que fue recolectando en el tránsito de su vida a través de las diferentes disciplinas.

Ada desarrolló coreografías y performances desde sus 13 años hasta el día de hoy.

Presentándose en distintos eventos. En Argentina y en Brasil.

Técnicas que ha explorado e integra en su trabajo: Yoga, Aikido, contact improvisación, danza clásica y contemporánea, danza teatro, teatro, danza del vientre, danza de la india, popping, técnica Graham, acrobacia, danza de los 5 ritmos, expresión corporal, etc….

Anuncios